martes, 22 de septiembre de 2015

Comienza un nuevo curso...

Un nuevo curso se estrena, como cada año en estas fechas, nuestra mente está llena de experiencias y recuerdos maravillosos vividos en el verano y que ahora se entremezclan y bailan con lo que imaginamos va a ser este nuevo curso. Un sinfín de emociones y sentimientos nos abordan y nos dan este puntito de nervio necesario para sentir ilusión con el reencuentro de retos nuevos que nos hacen crecer y descubrirnos a nosotros mismos. Seguro que en todo este proceso el esfuerzo estará presente, lo cual no nos debe ni asustar ni desanimar porque nos brinda la oportunidad para poder aprender.
También tendremos interrogantes múltiples sobre el repertorio que vamos a trabajar, los conciertos, los amigos con los que compartiremos horas de música y no se nos olvidan los buenos própositos que nos fijamos para empezar con buen pie.
Es en este punto donde la organización es muy valiosa si queremos que estos propósitos no se pierdan por el camino. Una buena organización del estudio y  un plan del trabajo diario nos ayudarán a conseguir los objetivos fijados. La elaboración de un plan de estudio nos ayudará a enfocar nuestra mente  y nuestra atención, manteniendo así nuestro tiempo de práctica con buena concentración. De este modo, conseguiremos ser más eficientes en nuestras tareas.

Buen curso a todos!